Hablar sobre asuntos financieros es esencial para tu bienestar y el de los tuyos.

Traer el tema del dinero puede ser awkward en ciertas situaciones. Sin embargo, si logramos tomar la iniciativa de hacerlo efectivamente, conseguimos sentirnos empoderados y satisfechos de no dejarlo a la suerte.

Te compartimos 3 situaciones comunes y tips sobre cómo puedes manejarlas: 

1. Cuando quieres un aumento en el trabajo 

Hay muchas maneras de tratar el tema y, aunque nada garantiza lograrlo, siempre debe hacerse con respeto y siguiendo las normas laborales de tu espacio de trabajo. Primero, te recomendamos hablar con tu supervisor inmediato y/o con tu representante de recursos humanos para conocer si ya existe un proceso. 

Cómo prepararte

  • Considera tus justificaciones. Todo el mundo quiere un salario justo por su labor, por eso debes ir con la mentalidad correcta para solicitarlo. ¿Cuáles han sido tus contribuciones a la empresa, has creado eficiencias, eres el mejor en ventas y servicios? ¿Te están ofreciendo más tareas y responsabilidades? ¿Demuestras desempeño exitoso o sobresaliente en tu puesto?
  • Investiga adecuadamente. Conoce tu industria, busca el valor de trabajos similares en otras empresas para así obtener información sobre salarios; o consulta con reclutadores para conocer más acerca del mercado. Esto te permitirá tener un número en mente. Ahora bien, no te ates a una cifra; cada negocio tiene su realidad.
  • Guarda información sobre tu desempeño. Premios o reconocimientos que hayas recibido, correos con buenas noticias, proyectos exitosos y datos favorables. Estas serán herramientas a tu favor al tener la conversación. 
  • Planifica. Al igual que tú, una compañía puede tener ups-and-downs. Al solicitar el aumento, toma en cuenta si la compañía está estable económicamente y en buena posición. 
  • Escoge el momento correcto. Fíjate en el humor de tu jefe al momento de hacer el approach. No esperes hasta el proceso de revisión anual para dialogar sobre un posible aumento. En cambio, planifica para tener la conversación al terminar un proyecto exitosamente. Demuestra seguridad y expresa tu deseo de colaborar y aportar. 
  • Reacciona bien. Si tu jefe no te da esperanza. Relax, no pasa nada; retómalo más adelante. Termina la conversación cool y busca hablar sobre tu próximo reto laboral. 

2. Cuando salimos con los panas 

A todos nos ha pasado que a un amigo se le antoja probar un restaurante nuevo o nos invita a un concierto en ‘primera fila’, pero tu wallet no da abasto y hay que decir ‘“no”.

No siempre hay que explicar en detalle, pero vale la pena ser vocal y practicar el loud budgeting. Es una manera de tocar el tema del dinero y hablar sobre presupuestar adecuadamente. Mientras más se habla, más se normaliza.

Ahora, si te da estrés que todo el corillo se entere de que tu presupuesto está tight, no tienes por qué anunciarlo a todos. 

Habla con tu amigo más cercano, ese que sabes que te va a entender y apoyar. A lo mejor se inventan una salida más budget-friendly o aparece un buen samaritano.

Si no, no te preocupes. ¡Mejores oportunidades vendrán! 

Popular x Platea: Entérate de cómo practicar loud budgeting con nuestro reel.

3. Cuando vives con alguien

Al momento de compartir un espacio, ya sea con tu pareja, un familiar o un roommate, trata de normalizar la conversación de dinero de manera que funcione para todos.

Mantener un buen ritmo de comunicación

Establece check-ins mensuales o más repentinos sobre las aportaciones que se hacen al pagos de utilidades, compras o arreglos al hogar. 

En estos momentos puedes aprovechar y aclarar cualquier duda sobre el pago de la renta y las aportaciones a otros gastos de vivienda.  

Popular x Platea: Navega tu relación y tu bolsillo con estos 3 tips.

Amor y dinero

¿No sabes cómo decirle a tu pareja que necesitas ayuda con el pago del agua? Al igual que con familia y amigos, establecer la expectativa de aportaciones en el hogar es importante. 

Aprovecha la confianza que le tienes a tu pareja y dialoga sobre cómo se pueden dividir los gastos mensuales, según los ingresos.

Popular x Platea: Mira la lista de gastos que se pueden dividir en pareja aquí.

Al momento de hacer la lista, no olvides considerar tus metas personales ya que esto puede afectar la contribución económica que cada uno puede hacer si viven juntos. 

Por ejemplo, si tu pareja está ahorrando 10% de su salario mensual para comprar un carro, piensa en otra contribución que pueda hacer, como encargarse de las diligencias o de las tareas en el hogar.

Háblalo sin miedo

Mientras más hables de dinero, más fácil se te va a hacer. Es todo cuestión de práctica. 

Quien quiere lo mejor para ti, también te ayudará a mantener tus finanzas saludables. Para más tips de educación financiera, visita www.popular.com/mifuturo.