¿Quién no ha tenido esas discusiones incómodas sobre dinero? Las que comienzan con un "¿a dónde se fueron los ahorros que teníamos?' o el clásico '¿en qué gastaste esto?".

Todos hemos estado allí, con opiniones distintas sobre cómo manejar nuestras finanzas, basadas en nuestras experiencias y la educación financiera que recibimos. Pero, aunque pueda resultar incómodo, te aseguramos que hablar de dinero es clave, especialmente cuando compartes tus gastos con otra persona.

Para hacerte sentir mejor, queremos contarte que no estás solo. ¡Aquí te compartimos tres consejos para navegar una relación financiera saludable, ya sea con tu pareja, roommates o familiares!

1. Mantén comunicación saludable sobre hábitos de gastos

Hay personas que son ahorradores por naturaleza, mientras que otros prefieren darse sus “gustitos”. Eso es completamente normal, pero cuando se comparten gastos, es importante que ambas partes estén en la misma página y llegar a un happy medium.

Para lograr ese balance, discute lo siguiente:

  • ¿Cuáles son los gastos necesarios para mantener las cosas corriendo (renta o hipoteca, agua, luz, teléfono, internet, etc.)?
  • ¿Cuál es el plan en caso de reducción de horas en el trabajo, pérdida de empleo, emergencia médica o incluso un huracán?
  • Además de pagar cuentas y pensar en emergencias, ¿qué otras cosas queremos hacer? Esto puede ser tan sencillo como un roadtrip por toda la isla, irse de viaje par de veces al año o algo más a largo plazo como comprar un apartamento o casa.

Mantener una línea de comunicación abierta en cuanto a nuestras prioridades y límites financieros nos permite evitar malentendidos.

Platea x Popular Tip: Es igualmente importante entender que todos tenemos necesidades distintas y no todo puede girar en torno a un solo estilo de vida.

2. Distribuye el presupuesto clave

Conocida como la regla del 50/20/30, esta consiste en lo siguiente:

  • Gastos fijos 50%
  • Gastos opcionales (misceláneos) 30%
  • Ahorros 20%

Si necesitas ayuda para poner en práctica esta regla y entender cómo distribuir tus gastos eficientemente, puedes usar la hoja interactiva de presupuesto de Popular. 

Usando los encasillados de la hoja, vas a ingresar la información para cada sección, dejando en blanco lo que no aplique.

El fin de esta hoja de presupuesto es ayudarte a determinar cuánto puedes gastar en cada cosa — sin quedarte corto — a la vez que tener un panorama completo de tus finanzas. 

Esto te puede ayudar a:

  • Identificar oportunidades para reducir costos.
  • Ver en qué se gasta la mayoría de tu sueldo.
  • Optimizar tus oportunidades de ahorro.

También te ayudará a ver cómo, en base a los ingresos individuales, estos gastos se pueden distribuir de forma equitativa.

Activa tus alertas y monitorea tu balance

Otra herramienta útil a la hora de distribuir gastos es el feature de Mi Banco Alertas1. Al activar esta opción, recibirás notificaciones sobre tus balances, pagos y transferencias y hasta compras hechas con tu tarjeta de débito o crédito de Popular.

Esto te mantendrá al tanto de todo lo que pasa en tu cuenta, mientras cuidas tus finanzas.

3. Divide los gastos basados en ingresos

En un mundo ideal, todos podríamos contribuir en partes iguales a los gastos del hogar. Sin embargo, en muchas ocasiones las diferencias salariales de las personas que viven juntas pueden ser bien marcadas. Si eso pasa, es importante ser empáticos con la otra persona y realistas en cuanto a lo que pueden contribuir.

Formas de lidiar con esto incluyen:

  • Darle cuentas de utilidad como agua, luz, seguro de autos o pago de celular a la persona con el ingreso más bajo. 
  • La persona con ingresos más altos puede encargarse de cosas como el pago de la renta o hipoteca, compras, o la mensualidad de la escuela. 
  • Entender que no toda contribución es económica. Tareas del hogar, realizar diligencias y cuido de niños o mascotas también son formas de aportar.

Dividir gastos en base al ingreso de cada cual ayuda a mantener las cosas equitativas y balanceadas en cualquier relación. También ayuda a evitar malentendidos y es una parte esencial para que ambas personas sientan que aportan algo de valor si conviven bajo el mismo techo.

Estos consejos, aunque sencillos, pueden ayudarte a salvar tu relación y tu bolsillo. Si te interesa explorar aún más herramientas, puedes continuar navegando la página de Mi Futuro y escoger todos los servicios que aplican a tu realidad financiera.

¡Comienza a planificar tu futuro hoy!