Estoy soltero

 
 

En esta etapa de tu vida comienzas a acumular bienes.  También seguramente estás trabajando y estás generando tus propios ingresos.  Desde este momento debes ir pensando en desarrollar un plan de seguros para ti.

 

  • Adquirir una póliza de vida a temprana edad te proveerá mejores opciones y te ayudará a garantizar tu asegurabilidad.  La edad a la que adquieres la póliza de vida, así como tu estado general de salud influye directamente en el costo de la prima del seguro de vida. 

 

  • Si estudias y vives con tus padres seguramente estás cubierto por el plan médico de tus padres o aquél que provee el gobierno.  Recuerda que este plan seguramente culmina una vez te gradúes y debes considerar adquirir un seguro médico o acogerte a aquél que te provea tu patrono una vez comiences a trabajar.

 

  • Si trabajas es posible que tu patrono te ofrezca un seguro médico. Considera acogerte al mismo, pues los accidentes y las enfermedades imprevistas pueden resultar económicamente devastadores para ti y tu familia.

 

  • Si tienes un auto propio y el mismo está financiado, la institución prestataria te requerirá un seguro de auto para proteger el balance del préstamo.  Sin embargo, no te olvides de protegerte a ti también.  Te recomendamos adquirir una póliza “Full Cover”

 

  • Si vives alquilado considera una póliza de arrendatario para proteger tus posesiones.  La póliza del dueño de la propiedad donde resides, no necesariamente cubrirá tus bienes.

 

  • Si eres dueño de una residencia y tienes una hipoteca sobre tu propiedad, la  institución hipotecaria te requerirá un seguro para proteger la estructura únicamente.  Recuerda complementar este seguro y protegerte contra otros riesgos. Pídele a nuestro personal licenciado en seguros que te hable de una póliza de propietarios de vivienda o “Homeowners”.

 

Nuestro personal licenciado en seguros te puede orientar. Para más información llámanos al (787) 706-4111 o contáctanos para una cotización.